Gustavo Petro, primer presidente colombiano en visitar El Tarra

El mandatario prevé desarrollar un Consejo de Seguridad integral en el territorio para analizar la situación del orden público y la seguridad regional.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, visitó este viernes a El Tarra, municipio enclavado en la región de Catatumbo, departamento de Norte de Santander, convirtiéndose en el primer mandatario de ese país en hacerlo.

Su visita se produjo, luego de que el pasado lunes fue atacada a disparos una delegación de su avanzada presidencial; y tras lo cual Petro señaló que realizará un Consejo de Seguridad “integral” acerca de la situación de orden público en dicho territorio.

El jefe de Estado manifestó sus intenciones de escuchar a las autoridades regionales, pero también a las comunidades campesinas para conocer la situación social del sector, calificado de conflictivo dada la presencia de grupos ilegales armados.

A propósito de lo cual añadió que retornará a dicho municipio con el propósito de entablar un diálogo nacional, y solicitó apoyo a autoridades institucionales y organizaciones como alcaldes, gobernadores, la Iglesia y gremios campesinos para organizarlo.

“Se trata de encontrar las coincidencias, la visión común de lo que se quiere sea el Catatumbo”, manifestó Petro, quien además entre sus ideas a evaluar con la comunidad defendió la construcción de una universidad y una carretera entre Tibú-Ocaña.

El dignatario de la nación suramericana remarcó el interés de su Gobierno en concretar un proyecto para lograr la llamada paz total. En aras de conseguirla afirmó que grupos ilegales armados con presencia en dicha región se han comunicado para “abrir negociaciones de paz con ellos”.

Al respecto propuso a Catatumbo como sede para desarrollar conversaciones con “quienes hoy hacen la violencia para dejar definitivamente las armas y pasar a una nueva era”.

El líder del Ejecutivo dijo igualmente que “he admitido la idea de realizar en el Catatumbo la primera asamblea de campesinos cultivadores de hoja de coca con una intención: mostrarle a este Gobierno los caminos, las políticas públicas, los senderos que nos permitan lograr que una familia campesina que hoy se dedique a la hoja de coca y a la pasta pueda sustituir esto por una actividad que le garantice más calidad de vida”.

El Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de Naciones Unidas detectó en 2020 unas 40.084 hectáreas sembradas con matas de coca en Norte de Santander, considerada la mayor concentración de narcocultivos del país y del mundo. Actualmente las autoridades estiman que existen entre 45.000 y 50.000 hectáreas con matas de coca.

Tomado de Telesur

Compartir en:

Deja un comentario