Venezuela sigue la lucha para librar a sus tripulantes en Argentina

Venezuela mantiene la lucha por la liberación de sus ciudadanos retenidos en Argentina y activa un plan para reencontrar a los familiares con los tripulantes.

El ministro venezolano de Transporte, Ramón Velásquez, informó el jueves sobre el viaje de los familiares de la tripulación del avión Boeing 747-300, confiscado desde junio en Argentina, a Buenos Aires (capital del país austral) en el marco de una “misión especial”, activada por instrucción del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Compartiendo en Twitter las imágenes de los viajeros en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, antes de abandonar el territorio nacional rumbo a Argentina, Velásquez explicó que 27 pasajeros, incluyendo madres, padres, esposas e hijos de los ciudadanos retenidos venezolanos, forman parte de esta misión.

El titular venezolano enfatizó la firmeza del Gobierno del país bolivariano en la “lucha” para la liberación de los tripulantes y la aeronave. “Nuestro Gobierno humanista y socialista es solidario con quien lo necesita. Sigue la lucha por la liberación de la tripulación”, aseguró Velásquez.

El avión Boeing 747-300, cargado de piezas para compañías del sector automotriz, cubría la ruta Ezeiza (Argentina)-Montevideo (Uruguay)-Caracas (Venezuela). Ingresó en Argentina el pasado 6 de junio, procedente de México y dos días después despegó para ir a Uruguay, con el fin de cargar combustible para retornar a Venezuela, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino de la localidad bonaerense de Ezeiza porque el país vecino no habilitó su aterrizaje.

Las petroleras argentinas, a su vez, no cargaron combustible al avión, so pretexto de las sanciones de Estados Unidos. Unos días después, un juez ordenó retener los pasaportes e impedir la salida del país de los miembros de la tripulación —5 iraníes y 14 venezolanos— en el marco de una causa sin base por posibles vínculos con el terrorismo internacional.

A principios de este agosto, la Justicia argentina autorizó la partida de 12 de los 19 tripulantes del avión. No obstante, decidió retener todavía a cuatro iraníes y tres venezolanos, considerando que aún hay elementos para investigar, luego de que Estados Unidos pidiera el 2 de agosto a las autoridades argentinas la incautación de la aeronave.

El avión pertenece a la empresa Emtrasur, una filial de la venezolana Conviasa, y fue comprado hace un año a la aerolínea iraní Mahan Air. 

Venezuela reclama la devolución de la aeronave y considera tal retención un “secuestro”.

Tomado de HispanTV

Compartir en:

Deja un comentario