Colombia dona piel para pacientes quemados del incendio en Cuba

De acuerdo a las autoridades sanitarias, los órganos fueron extraídos de donantes colombianos respetando los protocolos de seguridad y calidad para asistencia médica y quirúrgica de los damnificados.  

El Gobierno colombiano presidido por Gustavo Petro donó este martes al menos 3.000 centímetros cuadrados de piel a Cuba para ayudar en la recuperación de pacientes afectados como consecuencia del incendio desatado el pasado 5 de agosto en la Base de Supertanqueros de Matanza.

Durante la entrega del cargamentos solidario estuvo presenciado por la ministra de Salud de Colombia, Carolina Corcho; el embajador de Cuba, Javier Caamaño; el director del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud (Idcbis) Bernardo Camacho; el secretario Distrital de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez, entre otros especialistas.

“Por supuesto, inmediatamente que supimos de la tragedia de Matanzas movilizamos los recursos, desde nuestro conocimiento científico para poder respaldar al pueblo cubano con lo que nosotros podemos colaborar”, señaló la titular de Salud de la nación suramericana, Carolina Corcho.

Corcho añadió sobre las intenciones de que esta sea la oportunidad para iniciar un diálogo con el mundo científico en la Isla que ha construido una soberanía sanitaria, farmacéutica, investigativa para que compartir saberes entre ambas naciones.

“Más allá de la ayuda material, importantísima desde el punto de vista del tratamiento médico que eso significa, tiene un gran simbolismo porque justo desde que comenzó el incendio, incluso antes de llegar al poder este 7 de agosto, las autoridades actuales estaban en contacto con nosotros y manifestando su solidaridad”, indicó el diplomático cubano, Javier Camaño.

Cabe destacar que el impulsor principal de este gesto solidario es el médico cubano residente en Colombia, Reimundo Llanes, quien forma parte de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Salud Pública.

Tomado de Telesur

Compartir en:

Deja un comentario