Ofrendas florales de Raúl Castro y Díaz-Canel a los caídos

Matanzas, Ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz, y de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, acompañan hoy las urnas en las honras fúnebres de los caídos en el cumplimiento del deber durante el combate al incendio ocurrido en la Base de Supertanqueros en esta ciudad.

Igualmente, a la sede del Museo de Bomberos Cuartel Enrique Estrada llegaron ofrendas en nombre de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, de los familiares y del pueblo de Cuba.

Desde las 9:00 hasta las 10:00 de la mañana de hoy, familiares de los caídos en el siniestro de grandes proporciones, generado en la Base de Supertanqueros el 5 de agosto último, rindieron tributo en absoluta privacidad, un preludio de la gigantesca multitud que actualmente da el último adiós a los héroes del fatídico accidente.

En la conocida como la Atenas de Cuba hay una calle nombrada Curva de los Bomberos, que evoca a quienes en el siglo XIX ofrendaron su vida para extinguir un siniestro cuyas llamas consumieron 30 manzanas.

Además, es posible encontrar placas conmemorativas en edificaciones que rememoran otras escaramuzas de estos héroes con el fuego y la muerte.

En la fila que espera para rendir tributo coinciden el antiguo compañero de primaria de uno de los fallecidos con el colega de brigada a quien le pidió, minutos antes de la explosión que pondría fin a su vida, le sacara una foto para enviarla a la familia. La hilera de personas se mueve al mismo ritmo del río San Juan, uno de los que atraviesa la ciudad y el más entrañable para sus habitantes, quienes todavía no se recuperan de las horas de desasosiego.

Unos dicen que nunca olvidarán el color del cielo la noche del seis de agosto, cuando explotó el segundo de los tanques de combustible con capacidad para 50 mil litros, otros agradecen que nunca se sintieron solos por las continuas expresiones de solidaridad.

Los miembros del Cuerpo de Bomberos abrieron la ceremonia de homenaje. Algunos todavía llevan los vendajes de las heridas, otros, sienten que han ganado una nueva familia y que en los cinco días que duró la lucha contra las llamas maduraron como hombres y seres humanos.

Y mientras algunos exteriorizan el dolor otros se llevan en silencio el recuerdo de los compañeros caídos y las experiencias de estas jornadas en las que enfrentaron sus miedos para convertirse en héroes.

El cementerio de San Carlos de Borromeo, con 150 años de existencia,será el sitio de reposo final de los restos de los 14 fallecidos, que serán acompañados por el pueblo durante una ceremonia de homenaje de sus compañeros de profesión.

A unos 10 kilómetros de la ciudad, en el escenario del desastre, entre las cenizas y los escombros, han comenzado a crecer retoños de plantas, lo que no ha pasado desapercibido para los habitantes de esta urbe, fundada en 1693 como San Carlos y San Severino de Matanzas.

Tomado de ACN/PL

Compartir en:

Deja un comentario