La voluntad hidráulica acompañada de la voluntad del hombre

Ángel Acosta Cordoví se le humedecen sus ojos cuando se le pregunta por su laboriosidad en la entonces Isla de Pinos y de su participación en muchas de las obras vinculadas al desarrollo hidráulico, rama a la que dedicó más de 30 años.

Oriundo de Las Tunas, Acosta llegó a esta porción del occidente del país un año después del triunfo de la Revolución, para sumarse a varias actividades agropecuarias, también a otras vinculadas al campo militar, y al licenciarse del ejército decidió incorporarse a la naciente voluntad hidráulica impulsada por Fidel Castro.

Entre los cientos de jóvenes que participaron en la inauguración por Fidel de la primera obra hidráulica, la presa Viet Nam Heroico, hace 55 años, estuvo Ángel Acosta, quien dijo comenzó a trabajar en Recursos Hidráulicos en 1965, cuando se iniciaba la preparación para la construcción de ese embalse.

Entrega y sacrificio acompañaron siempre a este cubano en pos del desarrollo hidráulico de esta ínsula, y que tuvo como artífice al líder histórico de la Revolución en la concepción de poblar la geografía pinera de embalses en beneficio de la agricultura y la población.

Compartir en:

Deja un comentario