Viruela del mono: el mundo en emergencia (+ Infografía)

Como si hubiera sido poco lo que en el planeta hemos pasado –y en varios países sigue pasando- con la Covid-19, una vez más el binomio “emergencia internacional” salta a los titulares del orbe.

Claro, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en esta ocasión no habla de Pandemia, pero, de todas formas, la viruela del mono finalmente ha hecho sonar las alarmas.

Fue el pasado 23 de julio cuando el Director General de la OMS, doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus,  declaró en conferencia de prensa virtual que el brote de viruela símica constituía una emergencia de salud pública de importancia internacional  al sumar más de 16 mil los casos reportados en 75 países.

Esta es la alerta máxima que esa agencia de la ONU puede activar para que los países pongan en marcha los protocolos necesarios para tratar de contener un brote viral y evitar que se convierta en pandemia. La última vez que la OMS tomó una decisión de este tipo fue en enero de 2020 cuando declaró el Covid-19   como emergencia de salud internacional.


Foto: EFE

Ahora, refiriéndose a la viruela del mono o viruela símica, el doctor Adhanom Ghebreyesus precisó: “Tenemos un brote que se ha extendido por todo el mundo rápidamente, a través de nuevos modos de transmisión, sobre los que entendemos muy poco, y que cumple los criterios del Reglamento Sanitario Internacional”.

No obstante su rápida propagación, el riesgo a nivel planetario sigue siendo moderado, excepto en la región europea, donde el riesgo sí es alto. 

Así también indicó la figura principal de la OMS, quien también detalló que “existe un claro riesgo de mayor propagación internacional, aunque el riesgo de interferencia con el tráfico internacional sigue siendo bajo por el momento”.

Al abundar sobre el tema, el conocido galeno agregó que aunque ha sido declarada como emergencia de salud pública de importancia internacional es posible detener su propagación empleando las estrategias acertadas con los grupos donde sobre todo se focaliza. Lo cual incluye ofrecer información y servicios efectivos que protejan la salud, los derechos humanos y la dignidad de las comunidades afectadas.

“El estigma y la discriminación pueden ser tan peligrosos como cualquier virus”, puntualizaba el directivo.

Cuba sin casos de viruela símica

Aunque con anterioridad ya había sido informado, durante la reunión de la comisión parlamentaria de Salud y Deportes,  previa al IX Periodo Ordinario de Sesiones en su IX Legislatura, el doctor José Angel Portal Miranda, ministro de Salud Pública, reiteró  al referirse a esta enfermedad y a la hepatitis aguda grave, sobre las que confluye la atención internacional, que las mismas no han sido notificadas en el país, pero el sistema de salud mantiene la vigilancia y un grupo de acciones para su enfrentamiento.

Desde finales de mayo, cuando solo habían sido reportado unos 80 casos en 11 países, el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Minsap, había ya comentado  sobre tal situación y subrayado que “en Cuba se ha reforzado la vigilancia en este sentido”.

Días después, en el programa Mesa Redonda, el titular de Salud Pública había transmitido al pueblo la seguridad de que el Sistema de Salud Pública cubano se mantenía alerta ante ambas enfermedades, con todos los sistemas de vigilancia de casos con sintomatología y epidemiología compatible, tanto en las fronteras como dentro del territorio nacional.


En Cuba están activados los sistemas de vigilancia para detectar la viruela del mono y la hepatitis aguda grave. Foto: José M. Correa /Granma
 

A la vez, refirió que se capacitaba al personal de Salud relacionado con la vigilancia y que ya el país contaba con un plan de enfrentamiento para la hepatitis aguda viral y para la viruela del mono.

Esta última es una enfermedad viral zoonótica endémica de algunos países africanos y su transmisión ocurre de una persona a otra por el contacto con lesiones, fluidos corporales, gotas respiratorias así como por materiales contaminados como ropa de cama o toallas.

Su período de incubación se estima entre los 6 y 13 días aunque puede abarcar entre los 5 y 21 días.

La propagación que ahora tiene lugar de este virus es la primera vez que ocurre con en tantos países de forma simultánea y sin que en la mayoría de los casos exista una conexión aparente con el continente africano.


El virus de  la viruela del mono o viruela símica. Foto: tomada de paho.org

Entre los síntomas de la enfermedad se cuentan dolor de cabeza y muscular, fiebre, erupción en la piel, inflamación de ganglios linfáticos y cansancio.

El virus que provoca la viruela del mono fue identificado en 1958 -no se trata de una amenaza desconocida como lo fue en un inicio el  SARS-Conv2-  y su tasa de letalidad no es elevada.

Aunque el mundo permanece atento y en acción, el director general de la OMS asegura que “Con las herramientas que tenemos ahora, podemos detener la transmisión y controlar este brote”.

Tomado de Cubasi

Compartir en:

Deja un comentario