Jornada cubana de la Canción Política evoca 50 años de la Nueva Trova

La Habana, La Jornada de la Canción Política comenzó hoy en la provincia de Guantánamo en tributo a los 50 años la Nueva Trova, un movimiento que marcó con melodías y textos progresistas la historia de Cuba.

La cita se extenderá hasta el día 5 y este año se propone lograr mayor visibilidad desde la perspectiva del enfoque de género en esa forma de creación musical que convida al intercambio entre noveles y expertos cantautores.

Respondiendo a ese propósito, el certamen dará protagonismo a las voces femeninas del gremio entre las que figuran Yaima Orozco, Yeni Turiño, Annalie López y las reconocidas Marta Campos y Heidi Igualada.

Los organizadores anunciaron entre los exponentes de mayor experiencia a los trovadores Eduardo Sosa y Augusto Blanca, Mario Zamora, Josué Oliva y Polito Ibáñez y el reconocido y virtuoso del tres Pancho Amat.

Mientras, en la nómina de los jóvenes intérpretes destacan Maikel Moral, Pedro Antonio Sánchez, los muchachos de la Trovuntivitis, Controvando y otros cultores de la composición que hilvana música y poesía para hablar, sobre todo, de amor.

De acuerdo con el programa, el evento tiene como plato fuerte los conciertos que llegarán a varios municipios para unir las melodías de los trovadores a las riquezas culturales y sonoras de la geografía local.

La Jornada comprende también exposiciones, puestas en escena, lecturas de poesía y un espacio teórico que prevé un panel sobre enfoque de género en la trova con la presencia de los investigadores Zenovio Hernández, Yosvel Hernández y Antonio López.

El encuentro será oportunidad para reverenciar la obra del compositor santiaguero Ñico Saquito, reconocido como el máximo exponente de la guaracha cubana, guitarrista, compositor y cronista de la sociedad cubana de su época.

Organizada por la vanguardia artística cubana que integra las filas de la Asociación Hermanos Saíz, la Canción Política regresa a su 46 edición de forma presencial tras dos años de celebraciones virtuales debido a la pandemia de la Covid-19.

El suceso cultural tuvo sus orígenes en 1976 gracias a la iniciativa del trovador Lorenzo Cisneros (Topete) que, junto a otros entusiastas, decidieron honrar con música y una peregrinación popular la memoria de los miembros del Movimiento 26 de Julio caídos en Guantánamo el 4 de agosto de 1957.

Tomado de PL

Compartir en:

Deja un comentario