Un click y ahorramos todos algo tan vital y necesario

Ciertas dificultades y mantenimientos obligatorios en algunas termoeléctricas del país, han tenido lugar por estos días varias provincias cubanas, sin embargo, en la Isla de la Juventud los problemas que acarrean esta situación, no son para nada notable, en este territorio la población cuenta con posibilidad de consumo energético las 24 horas del día.

Ante esta contexto de cero apagones, en plena etapa estival y la garantía dada por el gobierno de priorizar y mantener los servicios de electricidad a la población, entonces viene una pregunta. ¿Cómo contribuyo al logro de conservar tan vital servicio, en mi casa, en mi hospital, en mi cuadra, en mi barrio?

El uso de la corriente eléctrica en este Municipio Especial de Cuba data ya los 100 años, cuyo sistema energético es independiente al sistema nacional y es garantizado con el uso de fuel oil, combustible menos costoso que el diésel.

La Empresa eléctrica Isla de la Juventud, es la encargada de generar, transmitir, distribuir y comercializar esta energía en el municipio, sin embargo y pese al esfuerzo gracias a un amplio plan inversionista gubernamental para potenciar el aprovechamiento de las distintas fuentes renovables de energía, priorizando las de mayor efecto económico, no es la única gestora para garantizar y mantener que este servicio llegue a cada casa, cada hospital, al barrio, o a la cuadra.

Estamos ya en pleno verano, con temperaturas que oscilan entre los 32 y 35 grados, por consiguiente aumenta el uso de equipos de fuentes que generan mayor gasto de corriente eléctrica.

Es imprescindible insistir en la población hábitos y costumbres en el uso racional de la energía eléctrica, pues según estudios, las viviendas representan el 86 % del consumo en cada demarcación y aunque estamos en la etapa estival, mantener activado los llamados a la población a minimizar el consumo, priorizando los horarios picos, a apagar las luces innecesarias y que controle cada quien lo que gasta en su vivienda.

Contrario a cuanto lo que algunos creen, en el país todavía existen muchas potencialidades para hacerlo, en diversos frentes. La energía que se derrocha —por negligencia o descuido—, en entidades públicas o particulares, es dinero contante y sonante que podría ahorrarse solamente a través de una acción tan sencilla como un click.

Por estos días, persisten los llamados en los medios de difusión a hacer un uso racional de los equipos en el hogar. Lo anterior se traducirá, con carácter ulterior, en beneficios para todos, solo falta ser consecuente y sumarse al aporte que todos deben brindar por el bien del estado y de su bolsillo. ¡Ahorremos hoy, garantía para mañana!.

Compartir en:

Deja un comentario