Té de flor de calabaza: propiedades, usos y preparación

La flor de calabaza es popular en la gastronomía mexicana e italiana. Pero, ¿conoces sus propiedades medicinales? Aquí las detallamos.

La flor de calabaza proviene de la planta de nombre científico Cucurbita moschata Duchesne. Esta especie es una enredadera trepadora que suele crecer en las regiones tropicales de América Central y del norte de Sudamérica.

Aunque el fruto es la parte más utilizada, sus flores de color amarillo brillante son comestibles y se pueden incorporar en algunas recetas. De hecho, son fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y otros compuestos beneficiosos para la salud. ¿Quieres saber más sobre sus propiedades?

Propiedades nutricionales del té de flor de calabaza

El té de flores de calabaza es una bebida caliente que se valora por su potencial medicinal. En particular, esta planta concentra micronutrientes que contribuyen al fortalecimiento del sistema inmunitario. Algunos de estos son los siguientes:

  • Vitamina C.
  • Vitamina A.
  • Ácido fólico (vitamina B9).
  • Hierro.
  • Calcio.
  • Fósforo.
  • Magnesio.
  • Selenio.

Ahora bien, es importante destacar que hasta la fecha no hay referencias científicas sobre la capacidad de las flores de calabaza para mejorar la salud. Muchas de sus aplicaciones provienen de datos anecdóticos.

Usos y posibles beneficios del té de flor de calabaza

En la actualidad, una amplia variedad de estudios hablan de los efectos beneficiosos de la calabaza para la salud. Por ejemplo, a través de Nutrition Research Reviews se informó que este alimento es una fuente de betacarotenos, flavonoides, vitaminas, minerales y otros compuestos activos que ayudan a promover el bienestar.

No obstante, no hay suficiente documentación científica que avale las propiedades medicinales de la flor de calabaza. Se cree que su potencial farmacológico se deriva de su contenido en vitaminas A, B y C, minerales, proteínas, aminoácidos y grasas. Asimismo, se destaca por su bajo aporte calórico. Veamos sus posibles usos.

Resfriado común

Uno de los nutrientes más abundantes de la flor de calabaza es la vitamina C. Tal y como lo expone un estudio compartido en American Journal of Lifestyle Medicine, este micronutriente contribuye a reducir los síntomas y la duración del resfriado común. Incluso, se cree que favorece la prevención de este problema de salud.

Esto se debe a su capacidad para estimular las funciones del sistema inmunitario mediante el aumento de la actividad de los linfocitos T y la producción de anticuerpos. Por supuesto, es conveniente mantener su ingesta en los rangos recomendados (entre 75 y 90 mg) y no exceder su consumo en ninguna circunstancia. El té de calabaza ayuda a obtener hasta un 10,22 % del valor diario.

Vitamina C para el resfriado.
La vitamina C estimula al sistema inmunitario. Se asocia su consumo óptimo con una menor duración de los síntomas del resfrío.

Colesterol alto

Los consumidores del té de flores de calabaza sugieren que también ayuda al control de los niveles altos de colesterol. Al parecer, su abundante aporte de antioxidantes contribuye a la eliminación del colesterol malo (LDL) presente en las arterias. 

Sobre esto, un estudio compartido en la revista Diseases informó que los flavonoides —sustancias presentes en esta flor— tienen actividad hipocolesterolémica que ayuda a la prevención de la aterosclerosis.

Salud ósea

En la medicina natural, la flor de calabaza se considera coadyuvante para proteger la salud ósea. Esto se explica por su ligero aporte de fósforo y calcio. Ambos minerales se asocian con una mejor densidad ósea y un menor riesgo de trastornos como la osteoporosis.

Sin embargo, el consumo solo de este té no es suficiente para obtener las cantidades recomendadas. Por lo tanto, debe incluirse en el marco de una dieta saludable y variada.

Salud visual

La nutrición desempeña un papel relevante en el cuidado de la salud visual. La flor de calabaza, al aportar vitamina A, puede ayudar al buen mantenimiento de la vista. Este nutriente interviene en la regeneración celular, la hidratación y la protección de los ojos ante los cambios de luz.

Otros beneficios del té de flor de calabaza

La literatura popular le atribuye otra amplia variedad de beneficios a esta bebida natural. No obstante, debe emplearse con precaución, ya que son usos que carecen de evidencias. Estos abarcan lo siguiente:

  • Prevención de los problemas de infertilidad masculina.
  • Reducción del riesgo de enfermedades crónicas derivadas del estrés oxidativo.
  • Piel más saludable.
  • Pérdida de peso.

Riesgos y recomendaciones

Por ahora, el consumo de flor de calabaza se considera seguro para la mayoría de los adultos sanos. De hecho, es un ingrediente habitual en ensaladas y recetas con verduras. No hay reportes de efectos secundarios por la ingesta de este té. Pese a ello, se recomienda un empleo prudente y moderado.

Dada la falta de estudios que respalden su seguridad, debe tenerse cuidado en pacientes con enfermedades diagnosticadas o que estén bajo algún tratamiento médico. De ser así, es mejor consultar al profesional antes de hacer la ingesta.

¿Cómo preparar té de flor de calabaza?

El té de flor de calabaza puede disfrutarse durante las meriendas, antes de ir a la cama o en un momento de ansiedad. Es una bebida fácil de preparar, idónea para incluir en cualquier dieta.

Ingredientes

  • 1 litro de agua.
  • 4 flores de calabaza.
  • Miel de agave al gusto.
Calabaza.
La mayoría de las propiedades atribuidas al té de flor de calabaza se derivan de la composición nutricional del vegetal.

Modo de preparación

  1. Lava bien la flor de calabaza para retirarle las espinas que la envuelven.
  2. A continuación, pon a hervir un litro de agua y, una vez llegue a ebullición, agrega las flores.
  3. Baja el fuego al mínimo y déjalo cocinar por 5 minutos más.
  4. Apaga la bebida, déjala reposar otros 10 minutos y cuélala.
  5. Por último, agrégale un poco de miel y disfrútala.

¿Qué debes recordar sobre el té de flor de calabaza?

Debido a su contenido de nutrientes, el té de calabaza parece un buen coadyuvante para prevenir y tratar algunos problemas de salud. No obstante, por ahora no hay evidencias científicas que respalden su seguridad y eficacia. Por lo tanto, no debe ser un tratamiento de primera elección para cuidarse o combatir las enfermedades.

Se puede incluir en el marco de una dieta saludable y variada. De todos modos, es conveniente consultar al médico antes de consumirlo de manera habitual.

Tomado de Mejor con Salud

Compartir en:

Deja un comentario