Lugares más (y menos) dolorosos para hacerse un tatuaje

¿Duele tatuarse? Esta es una pregunta que nos viene a la cabeza y te diremos que todo depende. Hay lugares que resultan más dolorosos que otros para hacerse un tatuaje. Otro factor a considerar es tu tolerancia al dolor; es algo importante para juzgar qué tanto molesta en una determinada zona.

Tatuarse el cuerpo es someterse a perforaciones repetidas en la epidermis con una aguja que introduce un pigmento en la piel para rellenar un diseño. Así las cosas, la respuesta a la interrogante del inicio es ¡sí! Tatuarse duele, sea cual sea el lugar del cuerpo.

Los 14 lugares más dolorosos para hacerse un tatuaje

Las anécdotas recopiladas de expertos tatuadores y personas de ambos sexos que se han sometido a este proceso nos ayudan a determinar cuáles son los lugares más y menos dolorosos para hacerse un tatuaje. Cuando hablamos de las zonas más dolorosas nos referimos a aquellas en las que la piel es muy delgada o hay huesos sin mucha grasa que los proteja.

También a las áreas donde hay muchas terminaciones nerviosas. Todos estos lugares, al ser tatuados, pueden causar dolor intenso. Veamos algunos ejemplos.

1. Axilas

Se dice que las axilas son uno de los lugares más dolorosos para hacerse un tatuaje. Incluso, los profesionales del tatuaje persuaden a sus clientes para que opten por otra región para realizar la obra.

Por lo que debes pensarlo dos veces antes de elegir algunas de tus axilas como lienzo. Podrías experimentar un dolor intenso.



2. Caja torácica

Otra área en la que es posible que te duela mucho tatuarte es el tórax. Esta zona merece el segundo lugar de áreas dolorosas para hacer un tatuaje y se debe a que la piel es delgada y suele haber menos grasa allí.

A esto súmale el hecho de que cada vez que respiras, mueves la caja torácica y la piel que se encuentra cubriéndola. Todo esto crea la sensación de un dolor intenso.

3. Tobillos y espinillas

Los tobillos y las espinillas están cubiertos por una piel delgada. Al no tener mucha grasa, los huesos en ese lugar se encuentran expuestos. El dolor que experimentan las personas es similar al dolor intenso en la caja torácica por la misma acción.

4. Pezones y pechos

La piel de los pezones y de los senos es delgada. Estas áreas resultan sensibles, así que tatuarse allí te podría causar un dolor intenso, incluso con anestesia local.

Tatuaje doloroso.
Un tatuaje siempre dolerá por la técnica que se emplea. Pero hay zonas más sensibles, así como personas más susceptibles.

5. Ingle

Piel delgada, poca grasa y llena de terminaciones nerviosas. Mejor dicho: una zona de alto riesgo para tatuarse, salvo que seas de aquellas personas que no sienten dolor. Además, la probabilidad de que pueda irritarse con las agujas es superior que en otras áreas.

6. Codos o rótula

Tanto el codo como la rótula están llenos de saliencias óseas que se localizan justo debajo de una capa delgada de la epidermis. De este modo, las punzadas y las vibraciones de la aguja generan un alto nivel de dolor.

7. Área posterior de las rodillas

La zona detrás de la rodilla consta de una piel floja y elástica con muchas terminaciones nerviosas. Factores que hacen de este lugar un área sensible a las agujas para tatuar. ¡Podrías experimentar mucho dolor!

8. Caderas

Los huesos de las caderas quedan debajo de la piel y la aguja de tatuar tiende a chocar y vibrar sobres estos. Lo que termina por ocasionar dolor intenso, ya que no hay grasa que amortigüe la aguja ni que proteja al tejido óseo de la cadera.

9. Cuello y columna

Cuidado con estas áreas; en especial con la columna vertebral. Este es un sector doloroso, ya que allí se alojan los discos intervertebrales.  Ten especial cuidado si has tenido alguna intervención médica.

Por su parte, el cuello está cubierto por un piel fina y elástica lo que lo hace más sensible.

10. Cabeza, cara y orejas

Tanto la cabeza, como la cara y las orejas, están provistas de terminaciones nerviosas y poca grasa. Son factores que agudizan la sensibilidad.

Además, estas partes del cuerpo tienden a irritarse con mayor facilidad, gracias a que no hay suficiente grasa para la aguja.

11. Labios

Cuidado, porque pese a lo que se pueda creer, los labios son muy sensibles. Allí se alojan muchas terminaciones nerviosas.

La piel suele estar algo suelta. La mayoría de los tatuajes producen un dolor insoportable, sangrado, inflamación, hematomas y costras.

12. Manos, pies y dedos

Estas partes del cuerpo suelen ser más hueso que grasa. Pese a ello, son áreas populares para realizarse tatuajes.

Sin embargo, debes tomar en cuenta que, debido a su estructura, te puede doler mucho cada vez que la aguja perfora para teñir la piel. Esta constante entrada y salida del instrumento también puede traer otras complicaciones, como espasmos agudos, lo que hará de tu experiencia de tatuaje algo poco grato.

13. Abdomen

Tatuarse el abdomen puede ser un carrusel. El dolor, dependiendo de la persona, será moderado o severo. Por ejemplo, aquellas que tienen la piel floja en esa zona, pueden sentir más molestias.

14. Parte interna de los bíceps

Por lo general, la piel de la parte interna de los bíceps es delgada y suelta. Y ya sabemos lo que sucede con áreas así; tatuarse allí puede causarte un dolor moderado. Además, tiende a sanar más lento que otras áreas.

El lugar más peligroso para hacerse un tatuaje

Aunque hacerse un tatuaje ya conlleva un riesgo y por eso debes cuidarte, hay una zona en especial que resulta peligrosa y es mejor evitar. Se trata de los ojos.

Existe evidencia científica que asegura que un tatuaje allí puede causar pérdida de la visión o un daño permanente.

Las 6 áreas del cuerpo donde resulta menos doloroso tatuarse

Como ya debes de haber deducido, las zonas donde menos duele tatuarse están rellenas con grasa, piel tensa, pocas terminaciones nerviosas y lejos de los huesos. Veamos cuáles son algunas de ellas.

1. Muslo superior externo

El muslo superior externo está provisto de grasa y posee pocas terminaciones nerviosas, por lo que es ideal para hacer un hermoso tatuaje. Un importante número de personas solo experimentan dolor de leve a moderado.

2. Antebrazo

El antebrazo cuenta con músculo, su piel es más gruesa que otras zonas y tiene pocas terminaciones nerviosas. Allí se puede experimentar dolor bajo o moderado.

3. Hombros exteriores

Esta zona tiene una piel gruesa y con pocas terminaciones nerviosas. Esto la hace un área idónea para que la aguja de tatuar entre y salga sin causar mucho dolor. El rango promedio es de bajo a moderado.

4. Parte externa de los bíceps

La parte externa de los bíceps externos, por lo general, tiene músculos sin muchas terminaciones nerviosas. Por lo que un tatuaje allí no te ocasionará dolor agudo, sino un malestar moderado o bajo.

5. Pantorrillas

Las pantorrillas suelen ser ricas en grasa, con pocas terminaciones nerviosas. Así que los tatuajes se pueden hacer allí sin problema. Hay quienes experimentan dolores de moderados a leves.

6. Espalda superior e inferior

La espalda es un lienzo amplio, provisto de grasa libre de terminaciones nerviosas. Siempre y cuando la obra se sitúe lejos de la columna y la cadera, el tatuaje será menos doloroso.

Factores que afectan la forma en la que se siente el dolor

Aunque las zonas mencionadas arriba son las que, en la mayoría de las personas, se siente más o menos dolor, hay una serie de factores que determinan cuánto dolor puedes soportar. A continuación te hablaremos de cada uno.

  • Sexo: de acuerdo a un estudio publicado en British Journal of Anaesthesia, las mujeres son más sensibles al dolor que los hombres. Sin embargo, otra investigación publicada en PloS One sugiere que las mujeres tienen una mayor aceptación del dolor que los varones. Ahora bien, a pesar de esta evidencia, no existen estudios que sugieran que las más mujeres experimentan o soportan más el dolor de hacerse un tatuaje que los hombres o viceversa.
  • Experiencia: un estudio publicado en Physiological Research arrojó que las personas que se han hecho tatuajes con anterioridad gozan de un umbral del dolor más alto que aquellos que se lo realizan por primera vez.
  • Genética: según una investigación publicada en la revista Science, los genes afectan la forma en la que sentimos el dolor, por lo que algunas personas lo experimentan con más intensidad que otras.
  • Edad y peso: a pesar de que no existen estudios al respecto, la edad y el peso pueden influir en cuánto dolor sentir al hacerte un tatuaje. Resulta que mientras más edad tenga la persona, mayor será el dolor y la posibilidad de que aparezcan moretones. Ahora bien, las personas con sobrepeso sienten más el dolor por tener la piel suelta. Mientras que las personas muy delgadas son más sensibles, ya que tienen poca grasa corporal.
Mujer sin dolor al tatuarse.
La edad, el sexo, la carga genética y las experiencias previas determinan el umbral de dolor al momento de hacerse un tatuaje.

Tipos de dolor al hacerse un tatuaje

Hacerse un tatuaje duele; ya de eso no nos quedan dudas. Pero hay distintos tipos de dolor.

Ardiente

Aunque no es intenso, resulta molesto. El dolor ardiente se compara a tener un objeto caliente en contacto con la piel durante mucho tiempo. Mientras te haces el tatauaje, suele aparecer en las áreas que el tatuador ha estado trabajando por un tiempo prolongado.

De fondo

Este es el mejor dolor que puedes sentir durante el proceso de hacerse un tatuaje. Está relacionado con la respuesta del cuerpo de producir hormonas del estrés para adormecer, lo que surge apenas la aguja entra en contacto con la piel.

Este tipo de dolor aparece y desaparece, pero es más común cuando realizas otra actividad, como ver el teléfono, hablar con el artista o escuchar música.

De rasgado

Este dolor es similar a ser atacado por un gato y que te rasguñe de forma continua. Esto suena bastante mal, pero no se considera un dolor tan intenso.

Aparece cuando el tatuador trabaja la misma zona por un largo tiempo o se utilizan varias agujas al unísono, como sucede en el sombreado.

Agudo

También conocido como dolor punzante, se decribe como ser picado por muchas abejas. De hecho, el dolor llega a tal nivel, que querrás alejarte de la aguja por un tiempo.

Ten en cuenta que puedes experimentar este dolor cuándo el tatuador usa una o pocas agujas, cuando se está trabajando en los detalles o en el contorno del diseño. Así mismo, es posible que aparezca mientras tatúas zonas en las que la piel es delgada o tensa; es decir, algunos de los lugares más dolorosos para hacerse un tatuaje: las muñecas y los bíceps.

Ahora bien, considera que puede que la aguja se introduzca más en la piel y cause este dolor cuando el artista es un novato. En ese sentido, asegúrate de buscar a un experto, ya que esto también se verá reflejado en la apariencia final.

Vibrante

Este dolor se experimenta en zonas donde hay huesos sin grasa que los proteja, como la caja torácica, los codos y los tobillos. Se llama vibrante porque el contacto directo de la aguja hace que el hueso absorba las vibraciones de esta.

Tomado de Mejor con Salud

Compartir en:

Deja un comentario