Vilma, alma de la Federacin de Mujeres Cubanas

No importa el tiempo cuando es clara la memoria. Por eso hoy evocamos a Vilma Espn Guillois, su natalicio hace 92 aos, y su paso frtil por la vida:

Era el 7 de abril de 1930. Cuentan que aquel da en Santiago de Cuba se respir un aire ms puro. Naca la hija de una flor: Margarita Guillois traa al mundo a su hija Vilma, quien crecera para representar a las mujeres de todo un pas.

En la infancia forj su sonrisa cordial. Y en medio de los juegos y el cario familiar aflor el sentido de la responsabilidad.

Quienes la conocieron se preguntaron alguna vez De dnde vino su capacidad de darse humildemente a los dems y de sumarse con desinters a una Revolucin para hacer de ella un estandarte? Algunos lo atribuyeron a los antepasados de Vilma, entre ellos, Paul Lafargue, yerno de Carlos Marx y fundador del Partido Comunista Francs; otros, a un maestro que tuvo en sptimo grado, hijo de uno de los mambises ayudantes de Antonio Maceo; pero lo cierto es que todo en ella fue fecundo y modelo a seguir.

No importa el tiempo mientras queda la memoria. Ella parti fsicamente en junio de 2007, pero en cada rincn se le recuerda como una de las pocas mujeres que consigui graduarse como Ingeniera Qumica en la Cuba de 1934, internada en la Sierra Maestra, en misiones militares, o en medio de los combates alfabetizando a soldados y campesinos.

Contemplamos a Vilma Espn en los retratos: hija de las flores, salida del seno de Margarita Guillois, cautivada por el discurso de Violeta Casal desde una Radio Rebelde nacida en el corazn de la Sierra; y seguida por ti, por m, por nosotras, en el afn de poner a las fminas en su justo lugar frente a la historia.

El tiempo pasa. Pero no importa su huella irremediable cuando se tiene la memoria. Vilma sigue siendo el alma de la Federacin de Mujeres Cubanas, y es gua frente a los retos del complejo presente en que la Patria vuelve a convocar.

Compartir en:

Deja un comentario