ZAPPING: Marcas de un Calendario

Concluy la primera temporada de Calendario. Concluy (fiel a la vocacin de promover la buena literatura) con un poema de Roberto Fernndez Retamar: Felices los normales… y el poema resumi, en buena medida, la pretensin de la teleserie: ofrecer luz sobre conflictos perfectamente reconocibles porque son parte de una cotidianidad cercana.

El epicentro fue un grupo de secundaria, pero las tramas irradiaron a otros mbitos, ntimos o pblicos. Al final, se consigui presentar un perfil interesante y verosmil de una sociedad, evitando el peligro de hacer periodismo desde el dramatizado. Porque los conflictos ticos de estas historias fueron asumidos desde una perspectiva esttica. El arte, ms que respuestas, propone interrogantes. Resalta, jerarquiza, ofrece luz.

Calendario, como antes hizo la telenovela Entrega, se ocup de un sector con el que el dramatizado cubano tiene todava deudas: los educadores. Ms all del reconocimiento a una labor imprescindible (y de eso hay mucho en esta teleserie), se trata de ahondar en desafos y realizaciones de profesores y directivos, en interaccin siempre demandante con el alumnado.

La escuela es institucin bsica del entramado social, y deviene escenario por excelencia de confluencias mltiples. Hay, por tanto, mucho potencial dramtico. Y Calendario le sac provecho.

LEER MS: Clarita Garca cree en el amor como nico camino de ayudar al otro (+ Fotos y video)

El espectro temtico fue riqusimo, porque rico es el trasfondo. Por supuesto que no basta con tocar determinados asuntos ms o menos espinosos: hay que saber hacerlo, hace falta sensibilidad y capacidad para aprehender esencias. Y hacerlo desde un claro posicionamiento. Aqu se habl de la influencia que puede tener la escuela y los profesores en las rutinas y situaciones especficas de los alumnos. No se cuenta con varitas mgicas (particularmente ante problemas que trascienden el espacio acadmico), pero la educacin tiene un rol que va ms all de la propia escuela.

En este tipo de dramatizado siempre se corre el riesgo del excesivo didactismo (uno ve un maestro y ya est esperando la moraleja), y en Calendario se borde por la organicidad de los personajes y sus peripecias. Los maestros pueden y deben ser promotores de la cultura, entendida en su acepcin ms integradora. Una cultura de valores.

Es posible que no todos comulguen con todas las soluciones, pero estimular desde la coherencia un debate ya es plausible.

La articulacin dramatrgica fue funcional. Se dosificaron peripecias, el ritmo de exposicin no decay, se distinguieron planos argumentales. Y la puesta en pantalla (muy correcta en todos sus apartados) concret el relato sin interferirlo, sin desvirtuarlo con alardes estilsticos. Series como Calendario pueden contribuir a consolidar estndares de calidad en la produccin de dramatizados en Cuba.

La primera temporada ha sido un verdadero suceso de teleaudiencia, a pesar de que ocup el espacio habitual del policaco. Pero a golpes de peripecias, de personajes bien concebidos, de buena factura… la serie enganch. Y ya se anuncia su segunda temporada. Estaremos al tanto…

Tomado de Cubasi

Compartir en:

Deja un comentario