Los 15 minerales de los que depende el mundo

Hay 15 minerales de alto valor que dominan el mundo. Si desaparecieran, tendramos un efecto an peor que una llamarada solar, la tecnologa no sera posible, regresaramos a la Edad Media. Este es el coste que el planeta paga por la hiper tecnologa

Mira a tu alrededor. Quiz no los conozcas, pero ests rodeado de ellos. En tu pantalla de plasma, en el disco duro de tu ordenador, en tu telfono mvil, en el motor de tu coche disel, en las nuevas bombillas de bajo consumo hay nuevos materiales, nuevos recursos que silenciosamente se han abierto un hueco en nuestras vidas y en los que se basan gran parte de las herramientas que usamos a diario. Diecisiete elementos conocidos como tierras raras que se han convertido en indispensables para una sociedad cada vez ms dependiente de la tecnologa.

Se utilizan para rscaners PET y como catalizadores qumicos. Para la imagen por resonancia magntica que nos explora por dentro. En los motores de aeronaves, las mscaras de soldador, las piedras para mecheros. Bateras. Instrumentos de visin nocturna. Turbinas de viento, distemas de frenos ABS. Airbags y, claro, telfonos mviles. Son el trigo, la harina de una sociedad en la que la tecnologa es ms que el pan de cada da.

El coste ecolgico de la riqueza

Lantano, cerio, praseodimio, neodimio, promecio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio. Extraos nombres que a muchos no les sonarn de nada, pero que no obstante son ya el lenguaje en el que hablan los avances ms punteros de nuestra vida.

Hoy en da son indispensables, y en muchos casos insustituibles, en el desarrollo y fabricacin de tecnologa mvil, equipos informticos, coches elctricos, instrumental lser, paneles fotovoltaicos, bateras recargables La influencia que estas tierras raras ejercen sobre nuestra actual sociedad es ya imparable.15 minerales raros

Los 15 minerales de mxima tensin: Lantano, cerio, praseodimio, neodimio, promecio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio

A pesar del exclusivo ttulo de raros, algunos de ellos no son tan escasos como podra pensarse. En realidad, los problemas no vienen derivados de su abundancia, sino de la dificultad y coste de extraccin. En la naturaleza, estos elementos se presentan en forma de xidos e hidrxidos que hacen necesaria una altsima inversin y que, adems, suponen un elevado desgaste ecolgico.

La exploracin de tierras raras requiere altas dosis de capital que no siempre da los frutos deseados, y aun as, tras hallarlas, el pas se ve obligado a asumir un enorme impacto ecolgico. Los terrenos se erosionan, el agua resulta contaminada y las tierras de labranza terminan siendo inservibles. A estas grandes desventajas hay que sumar tambin las emisiones de gases y residuos txicos derivados de la extraccin. Por cada tonelada de tierras raras que se extrae del suelo se producen alrededor de 12.000 metros cbicos de residuos que contienen compuestos altamente txicos, como el cido fluorhdrico, el dixido de azufre y el cido sulfrico. Es un precio que muy pocos estn dispuestos a pagar.

China se ha convertido en el planeta Arakis

El panorama actual es desconcertante. China cuenta con un tercio de las reservas de tierras raras existentes en el planeta; sin embargo, es responsable del 96% del suministro mundial de estos materiales. En este punto, y para entender con ms exactitud la situacin, simplemente repasemos algunas referencias cotidianas de nuestra relacin y dependencia de estos elementos que tan extraos nos resultan en primera instancia.

El color rojo de tu televisin se obtiene mediante un compuesto procedente del itrio. La piedra de tu mechero utiliza una aleacin de lantano que tambin es necesaria para la fabricacin de vidrios ms resistentes.Europio, sirve para el rojo de la televisin.

Europio, sirve para el rojo de la televisin.

Unido al hierro, el cerio se utiliza para pulir lentes que despus usars en gafas y cmaras. Con neodimio se obtienen rubes sintticos, utilizados en multitud de tecnologas lser. El estado actual de dependencia tecnolgica se puede resumir en un ltimo ejemplo: las lmparas fluorescentes, el monitor de tu ordenador y tu smartphone se fabrican utilizando europio, un elemento para el que an no se conoce ningn sustituto posible y cuya produccin mundial est controlada por China en un 99,9%.

China se ha convertido en algo similar al planeta Arrakis (el mundo de ficcin creado por el escritor Frank Herbert en la mtica novela Dune, y en el que se obtena una valiossima especia, imprescindible para la superviviencia del universo) desde el que se controla la extraccin del mineral vital para la tecnologa que controla nuestro mundo actual. Y es una dependencia que aumenta cada minuto que pasa. La demanda mundial de tierras raras ha pasado en la ltima dcada de 40.000 a 140.000 toneladas anuales, y sigue creciendo a un ritmo del 10% anual.

Historia de una mala decisin

Nuevamente se presenta ante nosotros un escenario dividido en dos bloques diferenciados: quienes necesitan estos elementos para el desarrollo y aplicacin de las nuevas tecnologas, y quienes los extraen y controlan. Si sabemos, adems, que el segundo bloque es hoy por hoy un monopolio dominado por la siempre polmica y conflictiva Repblica China Parece ms que probable que tenemos a nuestras puertas un futuro conflictivo cuyo alcance nadie es capaz de prever. Sin embargo, esto no siempre fue as.

Desde principios de la dcada de 1960 hasta mediados de la dcada de los ochenta, Estados Unidos, que posee destacadas reservas en lugares como el desierto de Mojave, era el principal extractor y productor de tierras raras, y mantena importantes minas como la de Mountain Pass, en California.

Existan indicios de la importancia futura de estos recursos, pero la revolucin tecnolgica an no haba mostrado su verdadera importancia. El grave desgaste ecolgico que conllevaba mantener este tipo de minera, unido a la apuesta por un tipo de economa ms virtual que real, terminaron convenciendo a los inversores y al Gobierno, que, en apenas unos aos, miraron hacia otro lado y acabaron con la extraccin de tierras raras.

Eran los aos dorados para los tiburones de la Bolsa. En el parqu de Wall Street, brokers y especuladores de los aos ochenta vieron cmo sus bolsillos se llenaban rpidamente con el mercado de valores y productos burstiles, aparcando la farragosa y contaminante minera de tierras raras.

Pensaron que la demanda de estos minerales estaba completamente cubierta y no previeron un aumento de su consumo a corto plazo. Las consecuencias de aquella decisin son visibles hoy en da, y con gran probabilidad an sern ms claras en unas dcadas.

Pero en el otro lado del mundo estaba ocurriendo justo lo contrario.

Mientras Estados Unidos estaba ms preocupado por los recursos burstiles, China se aprestaba a ocupar el vaco dejado por los americanos y se dedicaba a elaborar un detallado plan para su futuro en el que se inclua un Ministerio de Industria y Tecnologa Informtica.

En apenas unos aos, llevados en volandas por el tsunami de nuevas tecnologas de los aos noventa, el gigante asitico se convirti en el lder de las exportaciones de estos materiales.

Oriente Medio tiene petrleo. Nosotros tenemos tierra raras

La sartn haba dado la vuelta hasta tal punto de que en 1992 el presidente chino, Deng Xiaoping, sabedor de que haban apostado a caballo ganador, poda afirmar orgulloso: Oriente Medio tiene petrleo. Nosotros tenemos tierra raras. En Occidente fueron muchos los que se lamentaron por no haber alcanzado a tener una visin estratgica tan buena.

Control de recursos y poder

Controlar el 96% del abastecimiento mundial de estos preciados elementos ha colocado a China en una inmejorable situacin de cara a la carrera tecnolgica que se avecina en los prximos aos. Una ventaja econmica que tiene implicaciones globales en casi cualquier mbito imaginable.

A finales de 2011, y en el marco de los conflictos por aguas jurisdiccionales en el mar del Sur entre Japn y China, los japoneses capturaron y arrestaron al capitn de un buque chino. El Gobierno de Pekn respondi de manera contundente suspendiendo las exportaciones de tierras raras a Japn.

Si se tiene en cuenta que solamente la empresa nipona Toyota ya necesita anualmente 10.000 toneladas de tierras raras exclusivamente para la fabricacin de las bateras de sus coches hbridos, la decisin del Gobierno japons fue inmediata: se apresur a dejar en libertad al capitn chino. El gigante asitico lleva aos jugando muy bien sus cartas. El control de los recursos mineros de las tierras raras y el aumento de la necesidad por parte de los pases que desarrollan nuevas tecnologas basadas en ellas han colocado a la descomunal potencia oriental en un lugar privilegiado desde el que ejercer presin en todo tipo de mbitos, desde el econmico al poltico.

Mediante el aumento y el descenso de la cuota de exportaciones que anualmente permite el Gobierno de Pekn, China ha convertido las tierras raras en un eficaz mtodo de presin poltica. Un arma de doble filo que le permite controlar el mercado tecnolgico desde su base, pero que tambin le est acarreando continuos enfrentamientos con las principales potencias del mundo.

A Estados Unidos le ha costado casi dos dcadas reconocer su error, pero ante el creciente peso de China en el mbito mundial y el aumento en la demanda de recursos derivados de la minera de tierras raras, en el ao 2010 el Congreso norteamericano comenz a estudiar la vuelta a los recursos crticos con una Ley para la Revitalizacin de las Tierras Raras.

El proyecto todava se est evaluando, pero aunque se iniciase ahora, a Estados Unidos le costara ms de diez aos alcanzar resultados realmente competitivos frente a las minas chinas.

El futuro se nos ha echado encima y las modernas tecnologas han cambiado nuestra forma de vivir, de comunicarnos, de desplazarnos El papel de las tierras raras ser fundamental para comprender todos los complejos movimientos polticos, estratgicos, econmicos y sociales de los aos que estn por venir.

Tomado de Quio

Compartir en:

Deja un comentario