As te recordamos: con msica en el alma

Feliz Revolucin la que tiene hroes con msica en el alma. /Roberto Fernndez Retamar

Como la estrella radiante que sobre el Turquino que coloc Fidel en sus hombros, fue la vida del Comandante de la Revolucin Juan Almeida Bosque, la cual dedic a la patria, a la msica y al pueblo que lo acogi en su corazn.

Naci en La Habana, hace hoy 95 aos, pero fue en el Oriente cubano donde entr a la historia, frente a los muros del Moncada primero, y luego con el Granma, al emprender el camino luminoso de la victoria.

Como chispa de valor estuvo en medio del espanto de Alegra de Po, su Aqu no se rinde nadie, !, sell la dignidad de su generacin y las del porvenir en la tierra donde vio la luz.   

Almeida Bosque cumpli responsabilidades importantes en el pas como miembro del Bur Poltico del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente del Consejo de Estado. Fue distinguido con el Ttulo Honorfico de Hroe de la Repblica de Cuba y la Orden Mximo Gmez Primer Grado, otorgados el 27 de febrero de 1998, a 40 aos de su ascenso al grado de Comandante en la Sierra Maestra.

Ni grados ni altos cargos transformaron al Almeida de la gente, al que sola ocupar un banco al lado de los santiagueros en el parque Cspedes, al que, en Las Tunas, pidi un da a un limpiabotas que subiera al puesto de cliente, para mostrarles a todos su destreza en uno de los tantos oficios que, de nio, desempe para ayudar a la familia.

Su grandeza se hizo infinita cuando, entre combate y combate, encontr musas y tiempo para sacar la msica que llevaba en el alma, textos y melodas que calaron en el gusto popular, as como una obra literaria, testimonio de una poca irrepetible.

Hoy, acaso el mausoleo erigido a su guerrilla, en Loma de la Esperanza, est colmado de flores; la Revolucin entera recuerda a su Comandante; y se oyen canciones que enaltecen el sentimiento de Cuba.

Compartir en:

Deja un comentario