Centros educativos pineros aportan a la soberanía alimentaria

0
70

Un total de 75 centros educativos, contribuyen en Isla de la Juventud a la soberanía alimentaria. Entre ellos la escuela primaria Josué País García.  Reynaldo Medina Nuevo,  su director declaró que la iniciativa se trata de pequeños espacios, desarrollados con los recursos y el esfuerzo de estudiantes y trabajadores.

Alumnos de la primaria Josué País García, sembrando en el huerto escolar.

“Surgió para embellecer y dar colorido a las áreas de la escuela. Tenemos un vivero de plantas ornamentales y frutales donde hay croto de varias especies, rosas, marpacíficos, nomeolvides, isores y algunas frutas como  frutabomba, chirimoya, tamarindo, pera, zapote y níspero”. 

El seminternado Josué País García, por sus características entra dentro del plan vacacional y funciona desde la pandemia en apoyo a madres trabajadoras. En esta dinámica, profesores y estudiantes se dieron a la tarea de trabajar la tierra.

Dentro de los resultados alentadores en la producción según Medina Nuevo, en el mes de mayo figura el aporte de 286 kg de tomate, 107 kg de calabaza, 21 kg de ají pimiento y otros de zanahoria, orégano, acelga y quimbombó. Estas cifras son muestra del empeño en aras de lograr el autoabastecimiento local y del centro,  que perfeccionándose pudieran ser mayores.

En el Municipio Especial, confirmó Nuris Peña, directora de Educación, los centros educativos responden al llamado de potenciar la producción de alimentos, siendo estos desde los diferentes niveles de enseñanza una fortaleza.

Datos significativos confirman que  65 centros tienen parcelas y huertos debido a pequeñas porciones de tierra, mientras que 10 significan un aproximado de 20 hectáreas para la obtención de alimentos.

Además de esta escuela primaria, destaca la Ernesto Che Guevara, la Fabián Hernández y Bruno Hernández en el poblado La Fe, el centro mixto Briones Montoto y el centro de exploradores. De igual manera, la dirección de Educación es poseedora de un organopónico con capacidad también para la siembra.

Todo esto valida la implementación de este sistema de trabajo como de alta prioridad para crear en las nuevas generaciones una mentalidad productiva y la inserción en el desarrollo integral del territorio pinero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here