Vida, una tarea de todos

0
110

Lograr una mayor comprensión y propiciar habilidades que permitan accionar en favor del Medio Ambiente, son propósitos que de manera constante desarrolla el sector educacional en la Isla de la Juventud en el impulso a la Tarea Vida.  Como ente formador, las escuelas y universidades transmiten valores y buenas prácticas en construcción de una cultura que permita proteger, conservar y mantener el entorno.

“Educación tiene un trabajo constante en el enfrentamiento al cambio climático. Tenemos constituidos 139 círculos de interés donde están vinculados 1281 estudiantes, además de 13 sociedades científicas en los niveles educativos de pre universitario y técnico profesional”, precisó Miguel Mirabal González, asesor de Ciencia y Técnica en la Dirección de Educación.

De igual modo constató que existen 214 asociados a organismos, y que de manera conjunta funcionan para mitigar el cambio climático, como CUPET,  la ONURE, la Empresa Eléctrica, la GEOMINERA, y la Universidad pinera que trabajan en sociedades científicas y círculos de interés.

Unido a esta labor formadora, se suman las actividades que se ejecutan por parte de organismos y empresas que actúan en pos de potenciar nuestros recursos naturales, así como frenar la contaminación. Ejemplo de ello la Empresa Eléctrica, que trabaja arduamente en disminuir el uso de combustible fósil y en lograr que un cinco por ciento de la energía total que hoy se consume en la Isla de la Juventud sea de fuentes de energías limpias.

Vitales es la atención especializada al tratamiento de los residuales altamente contaminantes, pues los volúmenes que genera son considerables y su impacto directo en el manto freático sería muy dañino de no minimizar esta acción.

Dentro del Plan del Estado Cubano para enfrentar el cambio climático la Unidad Básica Empresarial de Flora y Fauna desempeña un rol importante y complejo en la recuperación de la vegetación y las playas, lo que no se ha detenido a pesar de la Covid 19. Según Angelina Pérez Veliz, especialista del departamento de Conservación se trabaja en la eliminación de plantas y especies invasoras como la casuarina y el marabú.

“La conservación de los suelos constituye una tarea de impacto, sobre todo las acciones realizadas en dos de las más importantes áreas protegidas, la de recursos manejados Sierra de la Cañada  y la reserva ecológica Los Indios”

Destaca el trabajo de técnicos y especialistas en el mantenimiento a caminos de uso silvícola, la reforestación de mangles y la siembra de plantas autóctonas.

Muy vinculado a la Tarea Vida, la Asociación de Técnicos Agrícolas y Forestales, al decir del ingeniero Humberto Rojas, desarrolla proyectos en comunidades rurales para sostener estrategias en sistemas de capacitación y extensión con buenas prácticas forestales, dirigidas a los pioneros principalmente. Estas actividades se realizan en poblados como Mella Cítrico, Argelia  Libre, la Reforma, Juan Delio Chacón y otros.

“También hacemos visitas a la Sierra de la Cañada, y allí explicamos cómo proteger la flora y la fauna, hablamos de la protección de los ecosistemas de manglares, visitamos zonas agrícolas cercanas a linderos costeros e intercambiamos también con los campesinos sobre qué podemos hacer, con los suelos y los cultivos, frente al cambio climático ya que la agricultura es uno de los sectores más afectados”

Ganar en cultura ambiental constituye hoy una prioridad frente a los cambios que ya se perciben, en un archipiélago con una alta vulnerabilidad cada segundo es imprescindible, de ahí que comprometerse con una tarea que es de todos, garantizará el bienestar de las futuras generaciones. Disminuir vulnerabilidades en 5 estrategias y 11 tareas, también se resume en valorar cada uno de los recursos naturales que poseemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here