Educación en Cuba persigue la formación integral, destaca Unesco

0
236

París, La Unesco resalta hoy en su Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE) de 2019 que la finalidad del sistema educativo de Cuba es la formación integral de sus estudiantes, a quienes inculca valores como la solidaridad.

El informe ‘¿Qué se espera que aprendan los estudiantes de América Latina y el Caribe?’ parte de un análisis curricular para medir los logros de aprendizaje en matemáticas, lenguaje y ciencias de alumnos de tercero y sexto grados del nivel primario, enfocado en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y su objetivo de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad.

En el caso de la isla, el texto refleja que sus escuelas apuntan a la formación de estudiantes reflexivos, críticos e independientes, que manifiesten amor y respeto a la patria, su familia, su escuela, sus compañeros y la naturaleza.

Asimismo, reconoce que el sistema de enseñanza incluye en la primera de sus cinco etapas, la preescolar, un fuerte acompañamiento a las familias a través de diferentes programas, como ‘Educa a tu hijo’, y la atención a todos los educandos con necesidades educativas especiales, asociadas o no a discapacidades.

Respecto a la formación de valores, la organización de Naciones Unidas especializada en la educación, la ciencia y la cultura destaca el respeto, la convivencia, el diálogo, la solidaridad, la no discriminación, la colaboración y la equidad de género.

Los currículos en Cuba también ponen énfasis en el cuidado y la protección de la biodiversidad, del medio ambiente y de la naturaleza, el uso racional de los recursos energéticos y la promoción de la salud.

De igual manera, el informe de la Unesco ERCE-2019 señala que el proceso de enseñanza-aprendizaje en la mayor de las Antillas se entiende bajo una concepción de desarrollo y como un sistema integrado, en el que el maestro cumple el rol de mediador y propicia la interacción con el estudiantado.

Sobre la actividad de diagnóstico (evaluación), recoge que permite obtener información acerca de los avances en los aprendizajes en sus diferentes niveles, entre ellos la adquisición de conocimientos, las operaciones de pensamiento y las habilidades intelectuales.

‘Esta información resulta útil al personal docente para seleccionar actividades que propicien la aplicación de los conocimientos, o bien, su reforzamiento en los diferentes momentos del proceso de enseñanza’, precisa.

El amplio documento recuerda que en el ERCE de 2006, el 54,3 por ciento de los alumnos de tercer grado y el 51,3 de sexto se ubicaron en el nivel de mayor complejidad, muy por encima del promedio de América Latina.

‘Este resultado permite, igualmente, sostener que este país posee un escenario favorable para la movilización de estudiantes que se encuentran en niveles menos complejos hacia niveles superiores, en los que la resolución de problemas de diversa índole son la base para alcanzar las metas propuestas en la Agenda 2030’, subraya.

La Unesco realizó su estudio en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Tomado de PL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here