A siete décadas de matrimonio con la música

Mongo-foto-4Su primer romance con la música fue a los 15 años, desde entonces Ramón Rives Amador (Mongo) decidió contraer nupcias con ella y en especial con el sucu suco, variante sonera reconocida en el mundo gracias a él.

“El chino Bebo –amigo de la familia– me regaló una guitarra que convertí en laúd”, recuerda el octogenario artista en el patio de su casa, sita en el reparto Camilo Cienfuegos de La Fe.

Así conocimos que los primeros acordes los arrancó del instrumento gracias a la agudeza de su oído, pues se empeñaba en reproducir aquellos arpegios resultados del talento de los afamados laudistas habaneros Alejandro Aguilar y Felo Sosa, quienes eran difundidos por ese entonces en la radio.

De esta manera intentó sellar su compromiso con aquella primera prenda que transformó de modo artesanal.

Sin embargo, su aspiración a convertirse en el galán más atractivo para la novia lo hizo tocar a la puerta de Reynaldo Aguiar, quien puso a prueba la aptitud de Mongo para seducir a la dama y cuando constató la vocación del jovencito le propuso un laúd profesional, por el valor de 15 pesos (una fortuna en esa época).

“Cuando volví a casa llamé a papá y a mamita y les conté, mi insistencia fue tal que los convencí. Ellos vendieron varios animales para realizar mi sueño. Este laúd me acompañó durante 20 o 30 años”, sonríe.

LAZO CONYUGAL

Las nupcias se celebraron el 25 de diciembre de 1945 en la casa de Alberto Herrera, un enclave de la campiña pinera, donde le cantó junto a su bisoño grupo al Compay Cotunto, momento en que también recordó el legado de su bisabuela Bruna Castillo, primera en la familia en interpretar sucu suco.

“Con el quinteto, integrado por mi padre, mi primo Orestes Rives y mis hermanos Gregorio y Juan, comencé a trabajar en las fiestas, ahí se cobraba tres pesos por persona y en otras tocaba gratis”, narra.

Se piensa que durante el siglo XIX, cuando esta isla carcelaria reunió a patriotas de toda Cuba, la mezcla de variedades del son dio origen al sucu suco, identitario del Municipio Especial, cuyo tema más antiguo es Campana, de un autor desconocido.

“En esa época se le llamaba Rumba o Rumbita, después en 1900 se conoció como Dancita y más tarde, en 1910, se le denomina Cotunto ya que las fiestas pineras se extendían toda la madrugada y a esa hora se escucha el canto del ave, y surgió bautizado así por el tema Compay Cotunto”, comenta.

“El sucu suco me dio vida, aunque mucha gente pensó que no llegaría
a ninguna parte”, refiere mientras se arregla el sombrero.

BODAS DE TITANIO

Mongo –reconocido hoy como el Rey del Sucu suco en Cuba–  recibió recientemente el homenaje del público cubano por sus 70 años de matrimonio con la música.

Celebrar las Bodas de Titanio prodigó al creador de uno de los momentos cumbres de su carrera cuando la Dirección Municipal de Cultura le entregó un laúd confeccionado por el luthier villaclareño Alfredo Barciela.

Mongo Rives, junto al Septeto Pinero –actual nombre del grupo– puso a disposición de los habitantes de Pinar del Río, La Habana, Mayabeque, Artemisa, Matanzas, Cienfuegos y la Isla, parte de su amplio repertorio en el que incluyó temas como Yo quiero bailar con María Elena y Se quedó sin ropa el chivo, dos de sus preferidos, según el cantautor.

Con 85 años, este hombre de mediana estatura, ostenta numerosos reconocimientos como la Réplica del Buque El Pinero (máximo galardón que otorga el Gobierno local a personalidades por su aporte a la cultura, deporte e historia).

Además, los Premios del Barrio, que entrega la Coordinación Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución, de Cultura Comunitaria por su legado y aporte en la formación de nuevos talentos y el Cubadisco, en Música Tradicional y Folclórica, con el CD Esto es sucu suco.

Asimismo, el Instituto Cubano de la Música ponderó la labor del defensor del ritmo musical bailable que identifica a la campiña de la Isla, durante el periplo por el centro oeste de Cuba.

Reinaldo Rives, actual director de la agrupación e hijo del homenajeado, agradeció las muestras de respeto y cariño a su padre durante las presentaciones y garantizó que la continuidad del legado familiar está asegurada en él, la nieta y bisnieto, quien ya toca las claves.

Desde el 2008 el máximo exponente del sucu suco introdujo nueva sonoridad a la agrupación con el laúd, tres, guitarra, bajo, un clarinete, dos trompetas, güiro, claves y machetes, este último para mantener la tradición.

“Siempre estaremos en deuda con Mongo Rives”, dice Néstor Santos, consumidor del género, en tanto Silverio Collado, director del septeto local Arenas Negras, enfatiza que la grandeza del compositor del Rabito del lechón radica en mantener con vida el contagioso ritmo.

“Estoy satisfecho con los jóvenes integrantes del septeto porque sé que el sucu suco no va a morir”, comenta visiblemente feliz.

(Visited 13 times, 1 visits today)
Sitios de la Radio y la Prensa Cubana

RADIO CARIBE. Edición Electrónica. Isla de la Juventud, CUBA. Directora General: Lic. Miriam Castillo Llorca. Jefe de Página Web: Jesús Mirabal González.
Subdirectora de Programación e Información: Lic. Mileydi García Peña, Webmaster y Diseño:Ing. Ruben Jardines Casas Teléfonos: (46) 32-4483 - 32-2865 email:rcaribe@enet.cu
¿Quiénes somos?